MONOGRAFÍAS JURÍDICAS
    Volver
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

RAMOS MÉNDEZ, F., La sucesión procesal. Estudio de los cambios de parte en el proceso, Hispano Europea, Barcelona, 1974.

 

La sucesión procesal , del profesor Francisco Ramos Méndez, es una obra que aborda brillantemente un tema inmerso por completo en la difícil problemática de las relaciones entre derecho y proceso, consiguiendo alcanzar un resultado plenamente jurídico (es decir, a la vez científico y práctico) gracias a que su autor no se ha limitado a plantear los problemas propios de esta figura, sino que ha acudido a los principios legales para poder determinar exactamente qué es la sucesión procesal y en qué ámbito se produce. Asimismo ha manejado los conceptos con mucho cuidado, sin perder nunca de vista la necesidad de atemperar las conclusiones doctrinales de acuerdo con los imperativos de la dinámica del proceso.

El texto se inicia con una definición –delimitadora con respecto a las figuras afines- del concepto de la sucesión procesal y con la exposición de los fundamentos en que la misma se basa. Inmediatamente después presenta ya la actual reglamentación positiva de dicha figura en el derecho positivo español y la compara con las resoluciones que han dado al problema la codificación alemana y el Codice di procedura civile italiano de 1942.

El segundo capítulo viene dedicado a la construcción dogmática de la sucesión procesal y analiza minuciosamente el origen de la misma, los presupuestos y requisitos necesarios para que pueda estimarse su aparición, y las distintas teorías que tratan de explicar la incidencia de dicha sucesión sobre el propio proceso. Seguidamente relaciona las distintas hipótesis que dan lugar a la aplicación de la normativa objeto de la obra, distinguiendo dos grandes apartados de casos: los que se producen a causa de la sucesión por extinción de la persona (fallecimiento de la parte o desaparición de la persona jurídica) y los que aparecen en las transmisiones entre vivos de la cosa litigiosa (transmisiones negociales, de crédito, legales y forzosas).

A continuación, son los efectos de la sucesión procesal –la forma en que afecta a los poderes de las partes- lo que ocupa la atención del autor, quien procede a estudiar la posición que ocupaban previamente las partes en el proceso, la incidencia de la sucesión en sus poderes, las facultades del transmitente, del sucesor y de la contraparte, y los problemas que trae consigo tanto la cesación del procurador en su representación como la interrupción repentina del proceso.

En último término, la obra se ocupa de la dinámica específica en la sucesión procesal, desarrollando paso a paso el mecanismo del cambio de parte (qué sujetos están capacitados para solicitar la sucesión, en qué momento, qué procedimientos deberían seguirse, cómo recurrir contra la resolución judicial, etcétera) y describiendo los efectos de la sentencia, su ejecución, los medios en poder de los litigantes para impugnarla y la cuestión del pago de las costas procesales.

El excelente planteamiento descrito y las lúcidas resoluciones que el profesor Ramos propone para solventar las diversas hipótesis tratadas hacen que el presente texto posea una indiscutible utilidad práctica para los juristas y profesionales que por un camino u otro deban enfrentarse a la figura considerada; lo cual, unido al alto valor científico de las explicaciones, da lugar a que esta obra llegue a ser considerada por su prologuista, el Dr. D. Manuel Serra Domínguez, como una de las monografías procesales más importantes que se han redactado en lengua castellana en estos últimos años.